fbpx
TOP

Dar el Paso e Independizarse

Comparte este contenido

Cabeza-LGV-jul-2016

Durante el último año he hablado literalmente con cientos de chicos de clase media recién graduados y jóvenes de origen más humilde, adultos empleados, pensionados y más. Todos sueñan con tener un negocio propio.

La mayoría tiene un denominador consecuencia de la era del internet: creen que ser empresario es sentarse a dictar órdenes, revisar Facebook y estirar la mano para recibir ingresos; la realidad es muy diferente, el éxito en cualquier negocio, requiere características y actitudes que no todos poseemos y que he tratado de resumir:

Veamos en primer término: ¿Por qué hay una oportunidad en ser agente de viajes independiente?
El turismo ha sido una de las industrias de mayor crecimiento en el mundo desde los últimos 50 años y la tendencia es a seguir creciendo. Hoy un agente de viajes independiente puede ofrecer lo mejor de dos mundos, dar el servicio de una agencia regular en su casa o la del cliente, y principalmente ofrecer servicios en línea; todo por una fracción del costo inicial de casi cualquier negocio casero.

¿Qué necesita para iniciar su propio negocio?
Paciencia y saber que no hay fórmulas mágicas.
Este es el primer requisito. Un negocio es un camino lleno de obstáculos, el talento y las ganas no bastan, los negocios son carreras de resistencia y no de velocidad; además, no existe el éxito instantáneo, en la mayoría de las promesas de riqueza sin esfuerzo que se encuentran en internet, por cada uno que se hace rico (si es que existe), hay miles y miles que no lo logran.

Sacrificar tiempo personal
“Negocio” significa literalmente “negación del ocio”, implica no ir al bautizo del sobrino, ni a la boda del amigo, y recortar las vacaciones, todo esto percibiendo ingresos muy bajos al principio, es muy diferente a un asalariado. Además implica desarrollar habilidades de administración, marketing, ventas y aplicarlas, mientras se mantiene uno al tanto de las tendencias en los viajes.

P24-jul2016-01

Además, ocupará mucho tiempo en combatir los miles de distractores que luchan por la atención de su cliente, el agente independiente debe “hacer su tarea cada día todos los días”, leer, comprender, actualizar y aplicar ideas a diario, porque sus competidores lo hacen.

Recursos financieros
Si tener paciencia y tiempo es difícil, es más difícil mantener sus finanzas. Aún si tiene todo calculado, algunas situaciones modificarán su presupuesto, pero no hay que desesperar, puede buscar opciones de financiamiento (amigos-familia), si tiene ahorros sáqueles provecho; invertir los ahorros no garantiza el éxito, pero es un gran incentivo para ser disciplinado y así acercarse a sus objetivos.

Aceptar comentarios de terceros aunque le molesten
Este es de los más difíciles. Las recomendaciones y críticas casi siempre tienen las mejores intenciones, así que póngales atención y nunca tome la crítica como un ataque personal, si cree que es destructiva, solo ignórela. Cualquiera de esas personas puede influir en la decisión de otros clientes potenciales. Llegará el momento en que usted será quien aconseje a otro emprendedor.
Piense en recompensas actuales y futuras, si comprende que en la vida los premios están al final de cada jornada y no al principio, obtendrá:

La grandiosa sensación de crear algo, tener un sueño, llevarlo a cabo y tener la satisfacción de decir: “yo hice esto”.

Obtener mayor conocimiento de sí mismo, esa sensación de dominio de su propio destino y de su vida. Como dijo Nelson Mandela: “Ser el amo de mi destino y el capitán de mi alma”.

Cuando el negocio crece, se rodeará de quien quiera, con el orgullo de crear puestos de trabajo agregando valor a la vida de otras personas.

No tiene que pedir permiso para nada, como decía Steve Jobs: “Es más divertido ser un pirata que unirse a la armada”.

Los emprendedores son criaturas comunitarias, aman reunirse, intercambiar historias y aprender de los demás, hablan de los retos que sólo ellos conocen, cuando se es emprendedor el círculo de amistades y conocidos siempre crece.

No tendrá tiempo de enfermar, no sé si es por la responsabilidad, pero pocos emprendedores se toman el día por cuidar un catarro, se toman una aspirina y “a darle”.

Tendrá días malos y muy malos, de repente llega ese día esplendoroso que vale la pena por todos los demás, y viene acompañado por la maravillosa sensación de tener un cliente satisfecho y por ello recibir un pago, y que esto se repita y se repita.

Es un camino mucho más difícil que el de un asalariado, pero si hace su tarea cada día todos los días, la vida le recompensará con el tiempo y dinero para disfrutar a su familia y amigos.

¿Aún quiere ser agente independiente?
Considere afiliarse a una organización que se mueva al ritmo de hoy, pero que conserve lo mejor de la tradición y la ética de las mejores empresas; un grupo de reconocido prestigio en México y en el mundo, que haya superado la prueba del tiempo.


Comparte este contenido