República Checa seduce también con su arquitectura

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Lo más hechizante de las metrópolis europeas es disfrutar de sus ciudades antiguas; aquellas que te transportan en el tiempo y que nos hacen olvidar lo estoico de la modernidad para vivir momentos más románticos en escenarios plenos de arquitectura ensoñadora.

En República Checa abundan auténticas gemas de estilo barroco que han logrado ocupar un especial sitio en la historia del arte. Y en gran medida se debe al arquitecto Kilian Ignaz Dientzenhofer, quien a 330 años de su nacimiento, es conocido por haber modificado el paisaje de muchas urbes centroeuropeas. En Chequia se han conservado al menos 200 de sus obras, mismas que ameritan un recorrido para experimentar su imperecedera belleza. Ese esplendor de estructuras hace que te enamores aún más de este país.

A continuación, mencionamos algunas imperdibles:

p11-sep2020-01

Iglesia de San Nicolás

Quizá la creación más conocida e importante de Dientzenhofer… Se encuentra en Malá Strana, Praga, y se considera la más sublime del barroco checo. A veces olvidamos que la configuración de las catedrales durante este periodo pretendía transportarnos al cielo y este lugar, sin duda, nos acerca bastante. Su majestuosa cúpula y la torre delgada son elementos inseparables del panorama del Castillo de Praga. Desde su campanario, los visitantes pueden contemplar una vista sinigual de la capital. Cabe mencionar que Mozart tocó algunas piezas en el magnífico órgano de este recinto.

Catedral de Santa Margarita

Forma parte del Monasterio de Břevnov, el más antiguo en las tierras checas, fundado en el año 993 d.C. La comunidad de frailes que reside aquí te recibirá los fines de semana.

Entre otros edificios icónicos del artista se encuentran el monasterio de Loreta en Hradčany y, en Smíchov, un chalet privado que hizo para su familia. En la actualidad lleva el nombre Portheimka y es sede del Museo del Vidrio.

Aparte de todo, destacan los templos que hizo en pueblos cercanos a Broumov, como en Božanov, Heřmánkovice, Vižňov, Janovičky y otros. Cada edificación es diferente.

La obra de Kilian Ignaz Dientzenhofer es extensa e inagotable, y una excelente razón para recorrer Chequia y embelesarte con su fino arte, en el cual nunca hubo repeticiones ni copias de modelos viejos y comprobados. El plano de cada iglesia ¡es único!

p11-sep2020-03

También te puede interesar:

En República Checa, descubre los bellos secretos de Bohemia del Norte


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •