fbpx
TOP

La Ruta Moche, la espectacular cultura prehispánica de Perú que pocos conocen (2º parte)

Comparte este contenido

Sólo South AmericanOP y Avianca te invitan a conocerla, descubrirla y adorarla

Segunda y Última Parte

p20-21 moche copia

p28-06

Trujillo, Perú.- Siguiendo la interesante Ruta Moche o de Los Mochicas, no dejamos de sorprendernos nunca, en este viaje inigualable que nos ofreció la prestigiada operadora South AmericanOP de la mano de su gerente general, Vicky Jiménez en conjunto con AVIANCA y el fantástico servicio de ambas empresas: southamericanop.com, www.avianca.com

SouthAmericanOp en su afán de ofrecer siempre lo mejor, lo diferente… Invitó a un interesante grupo de agentes de viajes y a INVERTOUR como único medio, a vivir un viaje memorable que nunca olvidaremos: La Ruta Moche.

p28-07Rogelio Urrutia, Hugo Macías, Raquel Alatorre, Francisco Torres, Victor Fernández, Vicky Jiménez, Elena Macías, Elisa Necoechea y Pedro Varela

p28-01

Esta vez, nos enteramos de otro de los hallazgos más importantes en la historia de la arqueología peruana. Apenas en el 2005 el Programa Arqueológico llamado El Brujo, DESCUBRIÓ en el relleno que cubría el el primer templo de la Huaca (Templo) Viejo LA TUMBA de una REINA: La SEÑORA DE CAO, entre el 300 d.C. y el 400 d. C., y antes del Apogeo del grandioso Señor de Sipán.

Algo increíble porque se trata de una de las mujeres más poderosas en la historia Mochica, que asumió el gobierno del reino de Chicaba.

Aquí el Museo de Cao muestra sus restos momificados y los AUTÉNTICOS tesoros que poseía, algo verdaderamente ¡insólito!

Auténtico esqueleto de la Sra. de CAO

Auténtico esqueleto de la Sra. de CAO

Según las investigaciones de afamados arqueólogos cuentan que esta Señora de Cao, murió tan sólo a la edad de 25 años y posiblemente de un parto. Sin embargo, las implicaciones políticas y religiosas de su muerte se descubren en el brillo que iluminó su cuerpo, y en los acompañantes que la resguardaron en su pasaje hacia el mundo de los Ancestros.

Se encontraron dentro de su tumba, cientos y cientos de tesoros, emblemas portados por las divinidades. Las insignias de poder que la acompañaban (coronas, diademas, narigueras, porras, orejeras de oro) de extraordinaria belleza e inigualable valor, lo que confirma su estatus de alta dignataria o gobernante sólo comparable al majestuoso Señor de Sipán (de quien ya les hablé en el artículo pasado). Es sorprendente la similitud de sus insignias. La hipótesis resalta, que esta hermosa mujer, en la vida real, encabezaba ceremonias de sacrificio, sólo dignas de una Reina. Se reconoce en definitiva, su especial vestidura semidivina y de gran autoridad político-religiosa.

p28-03

La presencia de tatuajes en el cuerpo, con figuras de serpientes y arañas (ambos animales vinculados con la fertilidad de la tierra y el agua) y de otros elementos vinculados con lo mágico-religioso fortalecen la tesis de que ella se dedicaba también a actividades espirituales muy profundas y que ejercía el oficio de curandera mayor del reino!… Aquí la foto ORIGINAL de la momia de la SEÑORA de CAO, así como algunas de sus joyas originales también encontradas y que obvio fueron restauradas, con las cuales fue enterrada… Impresionante!

EL PRESTIGIADO RESTAURADOR VÍCTOR FERNÁNDEZ AZNARÁN

p28-04
Continuando con la Ruta de los Moches… La visita a Huaca Rajada nos permitió conocer y admirar aún más a Los Mochicas, que innovaron la tecnología y la producción metalúrgica, utilizando principalmente el cobre para fabricar hermosas herramientas, armas y ornamentos.
Sus metalurgistas lograron la proeza de recubrir el cobre con una fina capa de oro, obteniendo los mismos resultados que la dinastía de Europa hizo recién en el Siglo XIX.

Aquí tuvimos la hermosa fortuna de conocer y conversar ampliamente con uno de los restauradores de estas impresionantes Ciudades de los Mochicas, el prestigiado Conservador o Curador, VÍCTOR FERNÁNDEZ AZNARÁN, quien trabaja desde hace mucho tiempo en la Huaca de la Luna, quien nos explicó desde el Frontis Norte de este majestuoso Templo apenas descubierto y la última fase constructiva de los Mochicas, una soberbia iconografía esplendorosa y fuera de serie, así como las actividades reflejadas en las escenas de combate con armas convencionales y el sacrificio ofrendatorio de prisioneros, éstas muestran que celebraban competencias o carreras que marcaban la iniciación de los jóvenes guerreros a la vida adulta, Fernández Aznarán, nos explicó detalladamente y con gran pasión dentro del majestuoso Templo descubierto que por todo lo encontrado los Mochicas practicaban también una cacería ceremonial reservada sólo para la nobleza. Este pueblo criaba patos, cuyos y una gran variedad de llamas adaptadas al clima de la costa. Tenían también perros domesticados y otras mascotas. “Los sacerdotes curanderos conocían las habilidades de las plantas y trataban los males y dolores con rituales que sobreviven aún en sus descendientes. El desarrollo de los Mochicas fue posible, gracias a su tecnología para la agricultura, la pesca y caza”, nos dijo.

p28-05

Informó que con el agua que bajaba de las montañas andinas lograron vencer el desierto y sembraban y cosechaban plantas alimenticias e industriales principalmente maiz, frijoles, papa, yuca y algodón con el cual confeccionaban sus textiles. Los recursos del mar complementaban su economía, eran diestros pescadores.

SÍ, los Mochicas tuvieron gran experiencia como pescadores y eso lo demuestran las antiguas embarcaciones que usaban y que hasta ahora se siguen fabricando denominadas caballitos de totora. Pescaron tollos, rayas, lenguados y recolectaron mariscos como erizos y cangrejos.

La religión Mochica, veneró a sus Dioses, concebidos como seres mitológicos imponderables mezcla de hombres y animales que regían el universo y la vida de los hombres, era la jerarquía divina, a este Dios le llamaban Ai Apaec representado magistralmente en un muro de la Huaca de la Luna, obra maestra que está curando Fernández Aznarán junto con un gran equipo de arqueólogos. Usualmente era un hombre serpiente, iguana, cangrejo, araña, que ayudaban a usar sus redes por ejemplo, y que conectaba la vida con el inframundo, el mundo de los muertos.

En 1987 el descubrimiento de la importante Tumba del Señor de Sipán marcó un hito en la historia prehispánica peruana y del mundo por lo insólito de esto, así como las de otros dignatarios, sacerdotes y personajes de la nobleza de la época, cambiando radicalmente el entendimiento de los Mochicas y la historia del antiguo Perú.

Aquí en esta ESPECTACULAR RUTA MOCHE y gracias a South AmericanOP hemos podido apreciar paso a paso la importancia de este descubrimiento, las magníficas joyas que vestían, los emblemas de rango y su compleja simbología de poder y religión, conocimos valiosa información que ha permitido construir la historia de este increíble pueblo de agricultores, pescadores, artistas y guerreros con una inteligencia extrema para su época, que se considera hoy entre las más importantes del mundo… Un viaje memorable que debes hacer al menos una vez en tu vida!


Comparte este contenido