fbpx
TOP

Biboriana junio 2022

Comparte este contenido

#VYAhoraQuéTePasó

Vuelo México-LAX; LAX-Seattle… Suspiro feliz. Al fin conoceré Alaska. Mi día empezó a las 6:00 a.m. con Aeroméxico y segunda conexión con Delta Air Lines, la ejecutiva de check in de Aeroméxico no sabía ni cómo darme mi pase de abordar para el segundo tramo con el primo hermano de su aerolínea, se supone que tienen códigos compartidos. Finalmente preguntó a mil personas y me lo dio. Dijo no tener que preocuparme por la maleta que iba directo a Seattle. Y me dio el comprobante de mi equipaje que decía el vuelo de Delta como destino final.

Primer tropiezo: Sí debía tomar mi equipaje en LAX y llevarlo a la banda de conexiones.

Camino como 2 km a pleno sol para cambiar de Terminal de Aeroméxico a Delta e ir a mi conexión hacia Seattle, como se está remodelando esa área, ni siquiera puedes caminarla por dentro. No skylink, no nada.

Segundo tropiezo: Pase Inválido tramo LAX-Seattle.

Son las 12 mediodía. Pero esoooo es pecata minuta.

Tercer Tropiezo: En el Aeropuerto de Los Ángeles, se canceló el vuelo a Seattle… obvio sin dar explicaciones.

Fórmese en la laaaarga fila de vuelos cancelados… 2 horas después al fin llego al tan ansiado mostrador.

Cuarto tropiezo: Explico mi situación. Un malhumorado empleado dice que tendré que hacer dos conexiones más para Seattle, y llegar al otro día.

Me niego compungida. Explico que debo tomar un barco rumbo a Alaska al día siguiente a mediodía.
El malhumorado teclea y teclea su máquina, me consigue un vuelo por Alaska Airlines que sale a las 9:00 p.m. Son las 2:00 p.m….

Compungida: Nada, importa… ¡Démelo!

Camino nuevamente los 2 km a pleno sol para cambiar de Terminal ahora a la de Alaska Airlines y de una vez hacer check in. Son las 3:00 p.m.

Quinto tropiezo: En dicha aerolínea, señorita amable me dice que pasaron la clave mal y no pueden darme el pase de abordar. Que debo regresar con malhumorado y explicarle, para que de nuevo me expida el cambio.

Compungida: ¡Esto no puede ser!

A caminar de nuevo… ¡ya hasta ni lo sentí! Cual veloz maratonista llegué.

Cambio de turno. Malhumorado irse. Chinita atenderme. Con precisión tecleó, me entregó.

Sin pensarlo me di cuenta que ya hasta caminé el laaargo tramo en automático, al llegar de nuevo a la aerolínea alaskeña. Al fin todo bien. Bording Pass entregado. Son las 4:00 p.m. Vuelo sale 9:00 p.m.

Para ya no hacerles el cuento largo ja, ja, ja.

Piso el suelo de Seattle 11:00 p.m. Y ya feliz y aliviada voy a recoger mi equipaje.

Sexto tropiezo: Agárrense. Oh, sorpresa: ¡Mi maleta no llegó!

Horrorizada y compungida, pido una explicación a Customer Service de Alaska Airlines. Quienes no tenían idea de nada. Ya se metió el reporte dijeron, espere 24 horas…

Horrorizada y compungida: What? Me voy a un barco mañana a medio día a Alaska, contesto.

Customer Service: no es nuestro problema, son las 11:00 p.m. y pum ¡cierra ventanilla!

#BiboSufre

Me dije a mí misma: Mí misma, ya valiste. No podrás ir a Alaska, tengo toooda mi ropa de frío ahí. ¡Quiero llorar! No, espera. No es el momento.

Mi cabeza pensaba a mil. “Si tengo los comprobantes de Delta”, me dije,”Mmmh, quizá si voy a Customer Service de ellos, a preguntar por mi equipaje, sepan algo. Después de todo, esa aerolínea fue la que canceló el vuelo”.

Y como dice Timbiriche: “Corro, vuelo, me acelero” porque estaban cerrando ya… Uff llegué. Pregunto a empleado amable, quien me pide mi ticket de maleta. Busca en una larga lista. Y me dice… “Ah, sí la tengo. Venga conmigo”…

No lo puedo creer… ¡Hay un Dios, hay un Dios!

Mi día terminó a la 1 de la madrugada del día siguiente.

Pero mi sueño de conocer Alaska ¡se logró! Y pasé días memorables con personas fascinantes.

Sí, lo sé… ¡Estas cosas sólo me pasan a mí! Aigoooooooo

Y como dicen por ahí:

“No vas a dominar el resto de tu vida en un día. Relájate. Domina el día. Entonces sigue haciendo eso todos los días”.


Comparte este contenido