Diario de una viajera frecuente: Buena mesa y folclore local, por Sarah Lora

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Es un gran privilegio el poder hacer una de las cosas que más amo como parte de mi trabajo con Delta Air Lines, pensarán que es viajar, pero es hacerlo para descubrir ricos lugares donde comer y al compartir una buena mesa aprender del folclore local.

Les cuento de dos instancias donde mis viajes me han llevado a vivir experiencias fuera de lo común y termino por llevarlos a mi pueblo natal: Fajardo, Puerto Rico.

Comencemos por Nueva Orleans, donde estaba de viaje con un grupo de reporteros cubriendo la gastronomía y folclore local. Uno de los lugares que teníamos en la agenda cumple con su fama de ser delicioso, pero de igual manera se dice que el restaurante está habitado por el fantasma de su propietario. Muriel’s Jackson Square sirve impecables platillos creole como los camarones a la BBQ, Camarones con gritts o sémola y unos cócteles inigualables. Luego de la cena nos fuimos a dar una caminata por aquello de quemar unas cuantas calorías y a mi salida, tome una foto del pasillo donde se dice que está el fantasma. Para mi sorpresa, la cámara de mi iPhone captó dos imágenes impresionantes. Boquiabierta fui donde el gerente del restaurante y él, sin mayor sorpresa me pidió aguardar unos minutos en lo que buscaba algo para mostrarme: un álbum de fotos con muchas imágenes captadas por comensales donde se veía el susodicho fantasma de Muriel’s.

p24-may2019-02

Si buscas un hotel con muchas historias de fantasmas, te recomiendo el hotel Bourbon Orleans que dice tener, no uno, sino varios avistamientos de residentes del otro mundo y hasta donde exhiben un ‘kit’ de caza vampiros. El Bourbon Orleans es muy acogedor y queda muy cerca de la hermosa Catedral Jackson Square.

Ahora bien, si les gustó este poco de folclore local, les voy a recomendar que visiten otra de mis ciudades sureñas favoritas, Savannah, Georgia. Tiene una gastronomía sensacional y uno de los lugares más visitados por familias se llama Vinnie VanGoGo’s. Ubicado en el 317 de West Bryan St., Vinnie ofrece una gran variedad de pizzas rústicas en un área de gran vitalidad y con muchas tiendas para explorar. Si eres amante de los helados, entonces no debes perder la oportunidad de saborear uno en Leopold’s Icecream, mis favoritos son el de plátano y el de mantequilla y almendra con miel y crema. Si gustas de la buena mesa, te recomiendo Alligator Soul, la comida es simplemente estelar.

Cerca del río se puede quedar en el Kimpton Brice Hotel, donde el restaurante Pacci sirve un brunch divino y se dice hay avistamientos de fantasmas al igual que el notorio hotel The Marshall House.

Savannah ofrece una gran variedad de hermosas experiencias, desde apreciar el río en un crucero en bote hasta el celebrar la festividad de independencia, el 4 de julio, con fuegos artificiales. Además, la ciudad se distingue por ofrecer una gran variedad de giras centradas en historia, arquitectura y hasta fantasmas. Sí, según el folclore local, se dice que Savannah es una de las ciudades con más apariciones de fantasmas, compitiendo con los afamados fantasmas de Nueva Orleans.

Como nota al calce, les cuento que de viaje con un grupo de reporteros, uno de ellos capturó la imagen de un fantasma en la azotea de uno de los edificios cercanos al hotel Kimpton, pero, la reportera no me compartió la imagen por considerarla propietaria de la publicación, se las debo.

Finalmente, los llevo a la Isla del Encanto, donde termina mi recorrido en mi ciudad natal, Fajardo. Siento decir que acá no tengo historias de fantasmas que compartir, pero sí les voy a dejar con una serie de recomendaciones para visitar el este de Puerto Rico. Sé que este viaje los podría dejar con un poco de sobrepeso, no necesariamente en su equipaje, pero de igual manera tengo soluciones para combatir las calorías.

Los puertorriqueños no comemos habitualmente comida picosa, pero sí somos amantes de las fritangas. Por tanto, las calorías abundan cuando uno comienza por visitar los famosos Kioskos de Luquillo. En el Este de la isla, a solo 40 minutos de San Juan y bordeado de una playa espectacular, podrás encontrar una hilera de establecimientos especializados en todo bocadillo frito, desde tostones rellenos con mariscos, mofongos, bacalaítos fritos y hasta morcillas. A unos 15 minutos del balneario de Luquillo está Fajardo, donde el mesón gastronómico Pasión por el Fogón ofrece uno de mis platillos favoritos: Chillo (guachinango) frito colmado con langosta y con una guarnición de tostones.

Al Este de la Isla encontrarás muchas aventuras para balancear las calorías de la comida local y podrás explorar el bosque pluvial El Yunque, lo cual conlleva una caminata vigorosa para llegar hasta la cima, explorando a su paso la Coca y la Mina, dos caídas de agua sensacionales. Además, recomiendo ir de noche a la laguna bioluminiscente de Fajardo para remar en kayak y ver la hermosa agua resplandeciente con dinoflagelados. Hay giras diarias ofrecidas por Puerto Rico Day Trips y Eco Adventures PR, entre otros. Si te gustan los paseos por el mar, podrás también encontrar una gran variedad de recorridos en catamarán, los cuales ofrecen comida, bebida y equipo de snorkeling. Te recomiendo Salty Dog y Catamaran Spread Eagle II.

Espero que estas recomendaciones de una viajera frecuente y con una pasión por la cocina y el folclore sean un motivo para descubrir nuevos lugares. Feliz viaje.

p24-may2019-01

Sarah Lora es directora de Comunicaciones para América Latina y el Caribe de Delta Air Lines. También administra las páginas en español y portugués del Centro de Noticias de la aerolínea, así como las noticias en inglés de la región. Cuenta con una brillante y fructífera trayectoria de más de 27 años.

Ha sido presentadora de noticias en la televisión de su querido natal Puerto Rico, así como en San Antonio y Dallas, Texas. Manejó también las relaciones públicas para dos importantes alcaldes de los EE.UU.

Ama cocinar en su tiempo libre. Incluso, está formando un libro con sus propias recetas. Es una persona entusiasta, bella por fuera y por dentro.


También te puede interesar:

El rey de los deportes: un motivo para viajar, por Miguel Angel Miranda

Paseos de Colores, por Erwin Romero  


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •