Orgullosamente… ¡Agente de Viajes!, por Diego Ontañón

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

No cabe duda que quienes llevamos toda una vida en esta industria del turismo (en mi caso son 45 años) hemos vivido grandes acontecimientos, excelentes vivencias y lujosos privilegios, pero también retos y dificultades, origen sobre todo de enormes debacles económicas, bien sea de ámbito nacional o internacional, y de todas ellas, la mayoría salimos adelante. Sin embargo, es cierto que cada una ha dejado daños colaterales y algunos cadáveres en el camino.

En mi generación, los agentes de viajes hemos sobrevivido a la devaluación de 1982, el terremoto en 1985, la Guerra del Golfo en 1990, el error de diciembre de 1994, la baja de comisiones en 1998, el atentado de las Torres Gemelas en 2001, la gran recesión de 2008, el A-H1N1 en 2009, una buena colección de huracanes y como cereza del pastel esta gran pandemia del COVID-19, que está cimbrando los sistemas de salud y las economías de todo el planeta, atacando con especial saña a la industria del turismo y la aviación.

Este es el momento en que debemos aplicar aquello que dice: “Lo que no te mata te hace más fuerte”. Yo creo que esto pasará y no nos quedará más opción que renacer de las cenizas como el ave fénix. Estoy seguro que habrá un nuevo horizonte, lleno de desafíos y oportunidades donde eso sí, sólo van a tener cabida los mejores, los más actualizados, los más profesionales, los más audaces, los más fuertes, los más vanguardistas, los más creativos, los especialistas; aquellos que no vean a la tecnología como un enemigo que nos vino a robar el negocio sino como una herramienta para mejorar la operación y productos, ayudándonos a generar una alquimia perfecta que pueda seducir a los turistas del presente y del futuro, que estoy plenamente convencido que a todos ellos ya les anda por volver a viajar.

Por otro lado, algo muy rescatable de esta tragedia es que ha dejado un importante aprendizaje –por no decir una gran lección– en los turistas. Y es que muchos de los que pensaban que la compra de una experiencia por internet era el mismo producto pero a un mejor precio, hoy se han dado cuenta que no es así, sino que contar con el respaldo de un agente profesional es un enorme valor que se puede tener a un costo muy reducido, o completamente gratis incluso.

Yo siempre he tenido muy claro que cuando estás enfermo, debes ir con un médico. Para construir una casa, buscas un arquitecto. Si surge un problema legal, solicitas el apoyo de un abogado. Cuando se rompe una tubería, hay que acudir a un plomero y si deseas explorar un destino, tienes que ir con un profesional en la materia, y esos somos, sí o sí, los consultores de viajes.

Lo que me queda muy claro es que, antes que nada, nos debemos sentir orgullosos de esta especialidad, sabernos reinventar para ser capaces de encontrar nuevas áreas de negocio y nichos de mercado, haciendo uso de la tecnología y de la inteligencia artificial sin dejar de lado lo emocional. Recuerden que nosotros vendemos intangibles momentos, sueños, ilusiones y placer, y eso tenemos que saber transmitirlo con empatía, pero al mismo tiempo con seguridad, garantía y responsabilidad.

Desde el otoño del año 2014 que me incorporé para codirigir el fascinante proyecto que ha sido Operadora Turística Sierra Madre, tuvimos muy claro que queríamos romper paradigmas, que seríamos un operador mayorista diferente, cuya tarjeta de presentación son los valores, la humildad, la honorabilidad y el profesionalismo, aunado ello a una administración prolija y siempre sana.

Asimismo, decidimos que siempre hablaríamos de frente a los agentes de viajes minoristas (nuestro único canal de distribución), con una publicidad clara y sin “gato encerrado”, con un portafolio de productos muy bien balanceado junto a un modelo de retribución moderno e ideal que permitiera aumentar la rentabilidad del consultor y como principal valor agregado un vanguardista, innovador y completísimo programa de capacitación constante de la más alta calidad.

Seis años después nos sentimos muy contentos y optimistas porque la estrategia ha dado sus frutos. Y hoy, Operadora Turística Sierra Madre es reconocida en el sector como el operador mayorista de referencia no sólo en Nuevo León sino en todo el Norte del país. A la empresa, al igual que a todos, esta pandemia y la crisis del COVID-19 nos tomó por sorpresa, pero en nuestro caso tenemos los cimientos muy firmes para capear la situación.

Estamos plenamente convencidos que hay luz al final del túnel; y que es mucho más fuerte y brillante de lo que hoy la tristeza, el miedo y el desánimo nos dejan ver.

Me despido con una de mis frases favoritas de Albert Einstein:

“Hay una fuerza más poderosa que el vapor, la electricidad o la energía atómica… la voluntad”.

p14-ago2020-01

Diego Ontañón

Es director general de Operadora Turística Sierra Madre, prestigiada empresa en Monterrey, Nuevo León.

Es un hombre de gran lucha, entrega y empuje. Cuenta con una larga y fructífera trayectoria de 45 años de experiencia.


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •