fbpx
TOP

El otoño es de Québec.

Comparte este contenido

Por: Marck Gutt.

Para quienes llamamos otoño a ese momento cuando el árbol de afuera de nuestra casa tira cuatro hojas y se queda medio pelón, las escenas de bosques repletos de hojas amarillas, naranjas, cafés y rojas son como de película.

q-01

Y literal, sólo de película. Eso pensaba yo de las hojas rojas. Me había tocado ver en otros lugares del norte árboles completamente desnudos y tapices en tonos cafés y amarillos, chance con un toque naranja. ¿Pero rojo? Esas tenían que ser marca Acme, porque nunca las había visto.

Luego fui a Québec en otoño y cambié de opinión. Los colores son fuera de lo normal. Y no es como que hay que ir a perderse a un bosque lejano para encontrarlos, en las mismas ciudades las calles y parques se convierten en un cuadro que hace a Bob Ross parecer poca cosa. Y sí, hay hojas de todos los colores. También rojas. Miles de hojas de maple perfectas. Yo nunca he visto en México un águila parada sobre un nopal devorando una serpiente, pero puedo decir que cada otoño en Québec basta para llenar con hojas secas de verdad todas las banderas canadienses del mundo.

q-06

¡Ah! Y lo de las calabazas anaranjadas gigantes para hacer pasteles y lámparas con caras monstruosas tampoco pasa sólo en las películas. Es un día cualquiera de otoño en las ciudades y pueblos de Québec.

q-05

L_QC_ORIGINAL_Sign_Hor_RVB_Mauve

www.quebecoriginal.com


Comparte este contenido
The Selfie Experience Navidad Palacio de Hierro