Chile inspira… Desierto de Atacama ¡arrebata!

Enviado especial: Adolfo Vega

Yvette Vinay, Óscar Isgleas, Marina Ruiz y Erika Barrera
Yvette Vinay, Óscar Isgleas, Marina Ruiz y Erika Barrera
Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Viaja con Juliá Tours y LATAM

Invitado por Juliá Tours y LATAM Airlines, INVERTOUR realizó un viaje a Chile. Resultó ser una de esas travesías que se quedan grabadas en la memoria por siempre. Fue específicamente en los cautivantes territorios del Desierto de Atacama, ubicado al Norte del país sudamericano.

Fotos y videos, CLIC AQUÍ o dirígete al final del artículo ⤵

Acompañando a un grupo de agentes de viajes provenientes de diversas ciudades mexicanas, nos adentramos en este interesante recorrido que tuvo como anfitrión a Óscar Isgleas, gerente Comercial de la prestigiada operadora, misma que es dirigida en México por Oriol Riera.

Desierto de Atacama

Después de un vuelo de ocho horas en el que LATAM demostró su excelente servicio y la calidad de sus variadas opciones de entretenimiento, llegamos desde la Ciudad de México a Santiago. Una vez ahí, realizamos una ágil conexión aérea rumbo a Calama, gran metrópoli que se ubica en la región de Antofagasta, al Norte de Chile. Desde esta ciudad los viajeros pueden partir, vía terrestre, hacia el mítico pueblo de San Pedro de Atacama.

Es un poblado situado en una meseta árida de las montañas de los Andes y sirve como un punto estratégico para aproximarse a los múltiples paisajes cósmicos y entornos naturales por los que el Desierto de Atacama es famoso.

Valle de la Luna

Localizado a 13 km al Oeste de San Pedro de Atacama, este santuario natural es parte de la reserva nacional Los Flamencos. Estar aquí es una experiencia de otro mundo… uno no puede evitar sentirse como un astronauta que explora la superficie lunar. Pero no solo eso, el lugar es una galería de impresionantes formaciones geológicas… esculturas de todos los tamaños, pequeñas y monumentales, que han sido talladas por miles de años de erosión fluvial y eólica, y que revelan caprichosas formas que adornan esta región, tierra de montañas y volcanes.

Contemplar, desde el Mirador de Kari, cómo el atardecer dibuja la orografía de este valle es un momento excelso, aún más cuando la Cordillera que lo rodea se tiñe de naranjas y malvas, creando una atmósfera de ensueño…

Valle de la Muerte

Muy cerca del Valle de la Luna se encuentra este sitio que también es conocido como el Valle de Marte. Es célebre por ser uno de los lugares más inhóspitos de la Tierra y cuyas características topográficas nos recuerdan, sin duda, al “planeta rojo”. De hecho, sus vistas son tan parecidas a las fotos publicadas por la NASA, que cualquier duda suscitada sobre la veracidad de las exploraciones marcianas podrían estar un tanto justificadas. Además, es un claro ejemplo de lo seco que puede llegar a ser este desierto. Aquí no habita ningún tipo de planta o insecto y es tan solemne que la sensación de estar aquí provoca una mezcla de extrañeza planetaria y genuino estremecimiento.

El Salar de Atacama

Localizado a una altitud de 2 mil 305 msnm, es uno de los mayores depósitos salinos del mundo y se ubica a una distancia de 55 km desde San Pedro de Atacama. Se trata de un paisaje interminable que ocupa una superficie de 3 mil km² aproximadamente.

Chaxa es la laguna que se encuentra aquí. Es un destino turístico que funge como una estación de observación ornitológica (principalmente de flamencos).

Los Géiseres del Tatio

Visitar este campo geotérmico es emocionante e intenso porque se encuentra a la considerable altura de 4 mil 200 msnm, y la temperatura mínima de éste puede llegar hasta los -17ºC. Lo ideal es llegar aquí bien abrigado y justo antes del amanecer para ver cómo se elevan las enormes nubes de vapor que brotan desde los cráteres que aquí abundan.

El Tatio es el grupo más grande de géiseres del hemisferio Sur y el tercero más grande del mundo. Además, es un espacio que nos remite a paisajes prehistóricos de eras primigenias. Gracias a entornos como este, los científicos descubrieron a las bacterias termófilas, es decir, aquellos microorganismos que viven en temperaturas superiores al punto de ebullición del agua. El hecho de que ese tipo de bacterias existan, hace que sea aún más plausible encontrar vida en otros objetos astronómicos, dentro o fuera de nuestro sistema solar… una idea muy estimulante.

Este recorrido por los alrededores del desierto de Atacama fue un compendio de panorámicas subyugantes, como la que presenta la Laguna Miscanti que está al pie del cerro del mismo nombre y el volcán Miñiques. Pero, particularmente, el Desierto de Atacama es considerado el mejor lugar del mundo para observar el firmamento nocturno; su altura con respecto al nivel del mar, las escasas nubes, su seco aire y la ausencia de contaminación lumínica lo vuelven la ventana perfecta para ver el cosmos en su plenitud.

De hecho, este desierto es donde se encuentra el mayor radiotelescopio construido sobre la faz de la Tierra: el proyecto astronómico internacional denominado ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array), cuyos descubrimientos han arrojado incontable información acerca del espacio profundo.

Hotel Cumbres San Pedro de Atacama

Es un hotel encantador que combina su arquitectura con el seco ambiente. Fue nuestro cálido hogar en estos días de aventura. Cuenta con toda clase de comodidades, como un restaurante, albercas, jacuzzis y un gran spa que brinda tratamientos idóneos para aquellos que regresan de los intensos tours.

Además, en una de las instalaciones de este complejo, que está lejos de la iluminación de las habitaciones y de la áreas públicas, se realiza una de las actividades más conmovedoras que se pueden vivir en este destino: En una enorme base circular de piedras que es calentada por el sol durante el día, por la noche se vuelve la cama ideal para ver las estrellas… esta experiencia, aunada a la bella explicación que ofrece el guía, es sublime. En su dilucidación, el guía va señalando los cuerpos celestes y dibujando las constelaciones con un potente láser que llega hasta el cielo, mientras habla poéticamente acerca del infinito, las creencias de los antiguos habitantes de esta región y de su conexión con los últimos hallazgos de la ciencia espacial… Entonces, uno como espectador lo entiende… aunque se sabe desde la infancia, te sientes ínfimo, una partícula de polvo en ese inmenso universo en el que uno se embelesa con la luz de estrellas que probablemente dejaron de existir millones de años atrás, pero cuyo brillo ha viajado inimaginables distancias para llegar a nuestros ojos.

Juliá Tours ofrece estas maravillosas experiencias que se pueden combinar con una espléndida visita a Santiago de Chile, con la que se pueden conocer los atractivos culturales de esta moderna ciudad, como su bella catedral metropolitana y sus museos. Además de disfrutar su cercanía con las zonas vitivinícolas de la región y con las pintorescas ciudades costeras de Valparaíso y Viña del Mar. En la primera ciudad puedes visitar ‘La Sebastiana: la Casa Museo Fundación Pablo Neruda’, ubicada en el Cerro Bellavista y que destaca por la belleza de su construcción y su magnífica vista a la bahía del puerto. Las calles de Valparaiso se han convertido en una galería al aire libre con sus más de 200 murales, mismos que los amantes de Instagram y de las selfies adorarán. ‹

Galería de Fotos y Videos


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •