Quebec, Canadá, es un lugar… ¡entrañable!

›Aeroméxico, excelente opción

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Quebec, Canadá.- QuébecOriginal invitó a disfrutar un viaje de ciudad y naturaleza para conocer algunos lugares de la provincia así como la inolvidable Montreal.

INVERTOUR, como único medio invitado, fue parte de este maravilloso recorrido teniendo como agradable anfitrión a Alejandro Pérez, director de Travel y Trade de QuébecOriginal en México.

4

Mauricie

Iniciamos el viaje de Montreal hacia Mauricie. Nuestra primera parada fue Pourvoirie du Lac Blanc, un hotel inigualable en medio del bosque canadiense y con un hermoso lago que te invita a la relajación.

En este lugar, una de las actividades más destacadas es navegar el Lac à la Perchaude sobre una rabaska, una tradicional canoa usada por los pueblos originarios donde el trabajo en equipo lo es todo. Posteriormente, nos llevaron a disfrutar una deliciosa comida en medio del bosque.

2

Después, era tiempo de tener un encuentro con osos. De forma muy cuidadosa el guía te va llevando a la cima de una pequeña colina a la orilla del lago, donde hay un tronco enorme que sirve de asiento para aguardar. Al otro lado del cuerpo acuífero puedes ver un área donde el alimento ha sido dejado para atraerlos. Tuvimos suerte y minutos más tarde, apareció; comía todo lo que encontraba, mientras nosotros, ya con la orden del guía, nos acercamos un poco para disfrutar su majestuosidad.

8

Al siguiente día partimos a Auberge du Lac-à-l’Eau-Claire, un oasis de lujo en medio de árboles canadienses, un lugar espectacular donde una de nuestras actividades fue manejar un buggy para recorrer kilómetros de terreno y posteriormente ir a pescar. En este lugar puedes realizar diversas actividades en su lago, visitar la alberca o relajarte en el spa.

5-copia

Lanaudière

Antes de llegar al hotel en esta región, hicimos una parada en la Abadía de Val Notre-Dame, un hermoso lugar en medio del bosque donde los monjes cistercienses buscan la conexión con la naturaleza y en este lugar es posible. La paz que se percibe es inmensa y su capilla tiene un ventanal enorme que da hacia el bosque. Te transmite muchísima calma. Es un lugar sublime.

9-copia

Después, llegamos a l’Auberge du Vieux Moulin, con cabañas como de película, todas de madera. Era pleno otoño pero sin duda me puedo imaginar una perfecta navidad en este lugar. También tiene diferentes actividades porque cuenta con un lago, alberca y spa. Visitamos su mini granja y disfrutamos un tour por una sugar shack, el lugar donde extraen el maple para crear mantequilla, miel y muchos productos más.

12

Una vez que terminamos nuestra estancia en Lanaudière, una nueva aventura nos esperaba en Montreal, en el camino paramos en La Courgerie, una granja de calabazas donde pudimos ver diferentes tipos de este fruto y probar suculentos productos del mismo.

13

Montreal

Ya en esta ciudad, nos hospedamos en el lujoso e inigualable Fairmont The Queen Elizabeth, que es perfecto para una estancia en este destino canadiense.

15-copia

Aquí, conocimos diferentes lugares. Para una vista inigualable puedes disfrutar una comida en Les Enfants Terribles Restaurant, el mirador de Mount Royal o La Grande Roué de Montréal.

17

AURA en la Basílica Notre-Dame es un show de luces que sin duda nadie debe perderse; colores, sonido y emociones son parte de lo que podrás disfrutar en casi 20 min de este espectáculo.

Para los amantes de los museos, Musée des beaux-arts de Montréal y Pointe-à-Callière, son dos propuestas maravillosas. En la primera podrás disfrutar exposiciones únicas, la que tiene actualmente es de momias egipcias, y en el segundo podrás descubrir la historia de Montreal y su gente de forma interactiva en una exposición interesantísima.

sin-titulo-1

Gastronomía

Encontrarás sitios maravillosos para todo tipo de gustos. Sí, sencillamente delicioso un recomendado es Boris Bistro, un sitio que me recordó a San Ángel, con mesas al aire libre o en interior, si así lo prefieres; un espacio fresco y jovial. Combinan la gastronomía francesa con productos locales e influencias de todo el mundo, todo sin gluten; sin duda, un must en el destino.

Y… ¿si te enfermas?

Déjenme hacer un paréntesis para contarles que desafortunadamente en el viaje me enfermé, me dio amigdalitis y me sentía terrible, creo que ya traía la infección y allá simplemente explotó. ¿Ya saben lo complicado que es enfermarse en un lugar que no es tu casa? Imagínense eso mismo pero en otro país, sin caldo de pollo de mi mamá y ¡mi cama! Pensé que sería el fin… pero, en realidad no lo fue.

Los quebequenses son buenos anfitriones pero mucho más extraordinarios seres humanos. La persona que estaba acompañándonos en esta parte del viaje, manejó kilómetros para conseguir el medicamento que necesitaba y me lo llevó, el chofer que estuvo con nosotros en todo este viaje también me ofreció ayuda y ni qué decir de Alejandro Pérez de QuébecOriginal, que me brindó su propio antibiótico para que yo mejorara.

Siempre he pensado que la gente hace el destino, hay muchísimas razones por las que acudir a algún lugar pero uno de los elementos más importantes, que por lo menos a mí me hace regresar, es la calidez humana. Y mi cuerpo no pudo elegir mejor lugar para enfermarse y vivir esta experiencia y conocer de primera mano que los quebequenses no sólo están ahí para lograr que el turista pase un tiempo inigualable sino también para hacerte sentir parte de su familia. Se preocupan por ti de la misma forma.

Viaja con Aeroméxico

Quebec es una provincia maravillosa, un destino que combina ciudad y naturaleza y que definitivamente se debe visitar en cualquier época del año. Puedes llegar a esta provincia con el vuelo directo de Aeroméxico desde la Ciudad de México a Montreal, indudablemente una excelente opción.


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •