Mex-Inca Viajes te invita a vivir la extraordinaria experiencia de las mariposas monarcas

Enviado especial: Adolfo Vega

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Mex-Inca Viajes ofrece un recorrido muy bello y de contacto directo con la naturaleza a través de la visita a un enorme santuario de mariposas monarca, especie conocida por realizar una de las migraciones más extensas y abundantes del mundo.

Sobre el Tour

El tour comienza temprano abordando un cómodo shuttle bus en una ubicación céntrica de la Ciudad de México. Apenas dos horas después, se llega al municipio de Temascaltepec, Estado de México, donde está la entrada al ‘Santuario Piedra Herrada’, uno de los tres que se localizan en la Biósfera de la Mariposa Monarca. Aquí, un amable guía lugareño conduce a los visitantes hacia el místico lugar, no sin antes brindar instrucciones claras sobre el recorrido y acerca del comportamiento que se debe tener al llegar al santuario. “Es un lugar de veneración, por eso se llama ‘santuario’, hay que guardar silencio, no correr y, por supuesto, está prohibido tocarlas”, indicó nuestro guía.

La caminata es un tanto exigente; se trata de una subida de 3 kilómetros de terracería, por lo que se recomienda llevar calzado cerrado para trekking y prendas cómodas y abrigadoras. También hay la opción de subir gran parte del tramo a caballo.

Después de 40 minutos de avanzar a pie entre imponentes pinos y árboles de oyamel, se llega a una altura considerable sobre este monte. Los indicios más tempranos de la presencia de esta especie de mariposa se manifiestan aquí; primero aparecen dos revoloteando juguetonamente a un lado de la vereda, inmediatamente se pueden advertir cientos de alas batiéndose a una distancia de 20 metros del camino. Subiendo sólo un poco más, se llega por fin al santuario y esos centenares de mariposas se han convertido en millares, tal vez millones… tantas que su aleteo produce un sonido muy especial, el cual se aprecia mejor gracias al silencio.

Millones de alas naranjas se alborotan entre los árboles del santuario, los cuales están cubiertos total y espesamente de enormes racimos de mariposas. Un momento especial es cuando los rayos del sol se asoman y surge un efecto alucinante: los insectos posados sobre los oyameles se desprenden de los racimos y remontan vuelo, la densidad de mariposas en el aire aumenta y ese sonido especial de aleteo eleva su volumen… son tantas que la vista cobra vida con su incesante baile.

Las mariposas monarca

Si se reflexiona, la migración que efectúan las monarca a estos santuarios es casi sobrenatural.

Estas mariposas viajan entre los meses de agosto a octubre para pasar el invierno en México, guiadas sólo con la memoria magnética que hay en sus cuerpos. Ninguna de ellas realiza este circuito dos veces, de hecho, las que llegan a nuestro país son una generación especial denominada “matusalén”; estas, a diferencia de sus abuelas, bisabuelas y tatarabuelas que sólo viven 24 días, extienden su longevidad hasta nueve meses para realizar el desplazamiento masivo de Norte a Sur y muchas de ellas no regresan a Canadá; son sus hijas, nacidas en la Biósfera, las que emprenden este gran viaje en primavera.

Mex-Inca Viajes, empresa dirigida acertadamente por Lourdes Muciño, te invita a vivir esta sobrecogedora experiencia combinándola con una visita al pueblo mágico de Valle de Bravo, donde se puede disfrutar de la gastronomía local y de un tiempo libre para comprar artesanías o para conocer los atractivos del lugar, como la Iglesia principal, el Cristo negro o el ahuehuete donde, se dice, se fundó este maravilloso pueblo.

El viaje de ida parte a las 8:00 a.m. El regreso a la CDMX sale a las 6:00 p.m. para llegar a las 9:00 p.m.


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •