De la serie: Consejos a nuestros pasajeros…

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Consideraciones culturales al viajar (primera parte)

A menudo, cuando visitamos otras latitudes, incluso en nuestro país, encontramos costumbres y comportamientos que no coinciden con nuestra idea de convivencia.

Todas las personas, de todas partes, tenemos raíces culturales y de comportamiento profundamente arraigadas por nuestra educación e idiosincrasia. En algunos sitios, las costumbres y reglas sociales son muy diferentes a las nuestras. No juzgue un país por una sola persona, un policía que no le contesta, un taxista desagradable o una mucama antipática, no representan al total de los habitantes de un sitio.

Existen reglas de convivencia cuando se visita cualquier lugar, desde temas sociales y de urbanidad, así como…

Detalles específicos de algunos destinos que hay que considerar:

• Hay algunas buenas costumbres occidentales, que son comunes y son válidas en casi todas partes: dar los buenos días (tardes o noches) a las personas con quienes nos toca viajar en un ascensor, al entrar o salir de una tienda, o al intentar llamar la atención de un dependiente o el empleado en un mostrador.

• Decir gracias al chofer del taxi o autobús al descender de la unidad.

• Decir buen provecho (o salud) a los compañeros de mesa si vamos a comer.

• Ponerse de pie cuando una dama sale o se incorpora a su grupo.

• Saludar a las damas con una inclinación de cabeza si se topan de frente en un pasillo.

• Conceder el paso a las personas mayores y a las mujeres si usted llegó primero a la puerta del ascensor o a la entrada de un sitio.

• Saludar a los empleados del hotel, auxiliares de vuelo en el avión, al “valet “que le trae su vehículo, el guía de una excursión y demás personas de las que usted espera recibir o recibió un servicio.

• Seguir la normativa “expuesta”: no pisar el césped donde se indique, no pasar la calle por donde no está permitido, no fumar donde esté prohibido y bajar la voz si se está en una Iglesia u hospital.

• En gran parte del mundo se saluda a las personas con un apretón en la mano derecha, sin embargo, hay sitios en que no es correcto “tocar” a un desconocido; en estos casos una leve inclinación de la cabeza, en señal de respeto, es suficiente si usted no está seguro de las costumbres locales, y así también con las damas, ya que un beso en la mejilla no es común ni se considera correcto en muchas partes, mucho menos entre personas que apenas se están conociendo. Si ella no hace un gesto de acercarse o tender la mano, no lo haga.

• Evite llamar a un mesero o empleado de tienda con un silbido o chasqueando los dedos, ya que se interpreta como de mala educación, y en algunos sitios podría ocasionar que no le atiendan del todo.

• JAMÁS en ningún sitio ofrezca la mano izquierda para saludar a nadie, así usted sea zurdo. En muchos países es muy mal visto.

• En casi todo el mundo el personal de apoyo como choferes, guías, mucamas, meseros, empleados de estacionamiento, y otros, viven en gran parte de las propinas que dejan los turistas. Es de buen gusto y hasta una medida de seguridad dejar propina a las personas que nos atienden.

• En algunos lugares, no debe esperar que una mujer devuelva su saludo; tal vez por su educación no debe o no puede hablar con hombres o personas desconocidas.

• En sitios tan occidentalizados como Japón, no se espera que usted ceda sitio a una dama, por ejemplo, al subir en el ascensor, por lo que no debe esperar que lo acepten, ni que le agradezcan el gesto.

• En algunos pueblos tradicionalistas del Sur de Italia, España, Francia y los Balcanes, o en sitios alejados de las ciudades, también en la sierra boliviana o de México no se espera que un hombre le hable a una mujer joven a la que no conoce, así sea para pedir una dirección. Si la dama está acompañada por un hombre (esposo, padre, hermano) lo correcto es dirigirse al hombre.

• Países como Israel, Marruecos, Egipto, Líbano, Malasia o Jordania entre otros, una mujer turista notará que si habla con un hombre tal vez éste no le conteste, y actúe como si no la viera. Es probable que su religión o sus costumbres le prohiban hablar con mujeres desconocidas.

Continuará en la edición 15 de Octubre 2018


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •