Alitalia sigue con gran fuerza, servicio y entusiasmo

139

Tras algunas dificultades, Alitalia continúa con gran fuerza y mucho entusiasmo de seguir adelante, sobre todo en nuestro país, al anunciar sus frecuencias diarias para el próximo 3 de julio del año en curso en la ruta: Ciudad de México-Roma, un vuelo directo y sin escalas que ofrece un servicio de gran excelencia, además de cómodo horario.

Aerei Alitalia all'aeroporto di Fiumicino in una immagine d'archivio. ANSA

La Junta del Consejo de Administración de Alitalia aprobó el plan de negocios de la aerolínea, el cual incluye una serie de medidas radicales y necesarias en toda la compañía para estabilizarla y garantizar su sostenibilidad a largo plazo. La financiación del plan por parte de los accionistas de la empresa está sujeta a que los sindicatos de Alitalia acuerden un nuevo convenio colectivo de trabajo, así como convenir sobre las medidas a llevar a cabo, relacionadas con el número de empleados.

La dirección de la aerolínea presentará el plan aprobado por la junta directiva al gobierno italiano y luego se reunirá con los sindicatos para explicar los detalles del plan de negocios para retomar las conversaciones sobre un nuevo convenio colectivo de trabajo y las medidas relacionadas con el número de empleados. Alitalia también mencionó que reducirá los costos; €1 billón de euros en los tres primeros años del plan, para concretar esta actividad en el 2019, principalmente impactando con reducciones en los costos operativos y de mano de obra.

A su vez, la aerolínea aumentará los ingresos en el mismo periodo antes mencionado, en un 30 por ciento; de €2.9 billones de euros a €3.7 billones.
Estos indicadores de rendimiento financiero se consideran realistas y alcanzables por consejeros independientes; de esta forma, las cifras proyectadas convertirían a Alitalia en un negocio rentable para el 2019.

p10-abr2017-02

Las acciones del plan de negocios se apoyan en “cuatro pilares de cambio”: 1) un recalibrado modelo de negocios, 2) reducción de costos y aumento de la productividad, 3) optimización de redes y asociaciones, y 4) desarrollo de iniciativas comerciales para impulsar los ingresos mediante la utilización de inversiones tecnológicas.

“El día de hoy, con la aprobación de la segunda fase de nuestro plan de negocios por el Consejo de Administración, podemos acelerar nuestras acciones para darle la vuelta a Alitalia. En la primera fase, reconstruimos nuestra marca e invertimos fuertemente en la capacitación del personal y en tecnología para poder avanzar e implementar cambios de gran alcance”, dijo Cramer Ball, CEO de Alitalia. Además, agregó, “debemos transformar este negocio en una entidad dinámica que sea atractiva para los clientes, quienes tienen una diversidad de opciones para sus necesidades de viaje aéreo. Los hábitos de compra de los consumidores han sido moldeados por la forma en que las aerolíneas de bajo costo venden sus productos. Estoy seguro de que la siguiente fase del plan de negocios representará un siguiente y necesario paso, siempre que todas las partes interesadas desempeñen el papel que les corresponde. Tenemos que llevar a cabo esto último, especialmente en nuestro negocio de viajes de corto y mediano alcance, a fin de proporcionar una plataforma para hacer crecer en el futuro nuestro rentable negocio de vuelos de largo alcance. Este es un aspecto crítico, porque la mayoría de nuestros clientes vuelan en nuestros equipos utilizados para viajes de corto y mediano alcance, para hacer conexión con alguno de nuestros servicios de vuelos más largos”.
Aclarando, asimismo, que deben saber competir en Italia y en Europa contra las aerolíneas de bajo costo, o si no “perderemos a aquellos pasajeros que conectan con algún vuelo intercontinental. En pocas palabras, no hay absolutamente ninguna alternativa”.

Los cuatro pilares de la segunda fase del plan de negocios de Alitalia son: reducción de costos de €1 billón de euros para el 2019, aumento de ingresos en un 30 por ciento y rentabilidad para el 2019, reducción de 20 aviones en la flota “narrow body”/de fuselaje estrecho y una nueva propuesta competitiva para la flota de aviones utilizados en viajes de corto y mediano alcance.

En México, la ruta Ciudad de México–Roma es operada por un B777; y por ser ruta de vuelos de largo alcance/transatlántica, el impacto es distinto a lo mencionado para las rutas y equipos que operan vuelos de corta y mediana distancia. Por el contrario, anuncian que seguirán promoviendo y empujando fuertemente su frecuencia diaria, a partir del 3 de julio, explicaron.